¿Por qué Virginia?

¿Por qué Virginia Woolf en Arcadia Coworking?

Muchas veces nos han hecho esta pregunta. ¿Por qué ese retrato de Virginia Woolf en la pared y la web Arcadia Coworking? ¿por qué eso de “santa patrona” de Arcadia? ¿Qué hace una autora británica presidiendo un espacio de coworking en Sevilla? Para responder a todo esto tenemos que remitirnos a uno de los libros fundamentales de la Woolf: A room of one’s own (Una habitación propia).

Este libro es en primera instancia una reflexión sobre la mujer como novelista. Pero las implicaciones de esta reflexión se ven multiplicadas al partir de una sencilla premisa: ¿Qué habría pasado si Shakespeare hubiese nacido mujer o hubiese tenido una hermana? ¿Habría disfrutado esa Shakespeare-mujer o esa hermana de las mismas oportunidades teniendo la misma vocación y el mismo talento que el Shakespeare-hombre? Mrs. Woolf no da una respuesta, pero creo que todos llegaríamos a una misma conclusión: NO.

En prosa ágil y con su personal estilo narrativo, la autora llega a una conclusión [ATENCIÓN SPOILER]: sin independencia económica una mujer -o un hombre- no puede dedicarse a la literatura. Y va más allá, sin UNA HABITACIÓN PROPIA en la que poder encerrarse para aprovechar y disfrutar de su tiempo, una mujer -o un hombre- nunca podrá dedicarse a la literatura (interesantísima su reflexión sobre “los efectos de la pobreza en la mente”).

Ahora bien, los hombres hemos podido. Hemos disfrutado de ese potencial porque las reglas de la sociedad así lo han impuesto. Hemos podido ganar dinero y, por lo tanto, hemos podido comprar “nuestro espacio”. Algo que ha sido vedado históricamente a las mujeres. Por ley. Negro sobre blanco.

Pero volvamos sobre nuestra pregunta “¿Por qué Virginia Woolf en Arcadia Coworking?”. Pues porque desde un primer momento hemos querido hacer de Arcadia ese lugar donde todos y todas puedan tener su “habitación propia”, donde alcanzar esa independencia económica, donde desarrollarse como personas.

Donde otros ponen a Steve Jobs nosotros ponemos a Virginia Woolf. Cada uno elige sus referentes. A nosotros nos pone lo que nos pone.

Señoras y señores, esto es Arcadia Coworking.

Bienvenidos, bienvenidas.